Tienda Virtual
16 de Mayo de 2005 | | EDITORIAL Y OPINIóN
Víctor Salazar

Los factores del éxito

Por Víctor Salazar. Preparador físico

 

A lo largo de los años en que vengo trabajando como preparador físico han pasado por mi dirección técnica muchos deportistas de diferentes modalidades deportivas y con cualidades dispares. Lógicamente han sido muchas horas de charla con ellos, en las que me preguntan decenas de cosas relacionadas con su deporte y cómo obtener un mayor rendimiento.
 Yo trato siempre de explicarles lo mismo. El éxito no depende de un solo factor, sino de varios interrelacionados entre sí. Y con éxito no me refiero solamente al que vence en una determinada carrera , cruzando la línea de meta en la primar posición, sino a todo aquel que consigue el objetivo que se había marcado y que en un principio veía como algo lejano: acabar entre los diez primeros, bajar su tiempo unos segundos, ... o simplemente el hecho de acabar, lo cual para algunos no es poco.
 Lógicamente las cualidades físicas y el grado de dedicación y sacrificio serán determinantes para marcarte un objetivo u otro. Pero todos ellos requieren que el deportista no deje suelto ningún cabo. He tenido la fortuna de trabajar con chavales con una genética extraordinaria, que parece que han nacido sólo y exclusivamente para pedalear o correr, y siempre les he dicho: “Como tú hay miles más. Con tu mismo consumo de oxígeno, con una potencia similar, con unas fibras musculares parecidas, ... por eso no puedes dormirte. Tienes que conseguir aglutinar TODO y saber diferenciarte del resto”.
 Pero, ¿qué es ese TODO? Yo lo comparo con una mesa y con las patas que lo sustentan. Quizás la pata fundamental, la que más peso soporta, es precisamente la de la condición física de cada uno. Pero a su alrededor hay otras. Fundamental resulta también la propia psicología del corredor: su fortaleza mental. Hay que tener muy bien “amueblada” la cabeza para triunfar. Tener la motivación necesaria cada día para afrontar un entrenamiento, por duro que sea o por muy malas que sean las condiciones climatológicas en que se desarrolle. Tener la fortaleza mental para seguir adelante cuando las circunstancias personales o familiares no son las más idóneas o cuando no llegan en una primera fase los resultados previstos. Tener, por supuesto, la determinación de decirte a ti mismo que no hay nada ni nadie que te detenga. 
 

Pero hay más patas. También cada una de las que componen el llamado “entrenamiento invisible”.  No soy por supuesto un preparador que rechace de plano la importancia que tiene el médico deportivo que realice un seguimiento del ciclista. Éste somete a su organismo a un esfuerzo tan intenso que lo que ingiere por la alimentación no es suficiente para que su cuerpo se mantenga en unos parámetros saludables. Siempre bajo control médico harán falta cierta suplementación o ayudas ergogénicas que le serán de utilidad.  Lo malo es que algunos confunden los límites que hay entre lo saludable y todo aquello que creen que puede aumentarles su rendimiento, pero sin valorar los efectos secundarios que pueden tener. Estamos pues ante la frontera del “doping”  y todo lo que conlleva: la rumorología, el mercado negro, el tomarte algo porque aquel ciclista que anda mucho se lo toma, ...
 Para algunos el tema se convierte en una obsesión. Piensan que no van a poder rendir si no es con la inyección o pastilla de turno. Y a todos les hago la misma reflexión: ¿ tú reunes todos los requisitos que están a tu alcance para triunfar? ¿ te has preocupado de que todas las patas de tu mesa están firmes? Empieza la casa por los cimientos. Unos cimientos firmes son la base que va a sustentar tu carrera deportiva.
 En principio no puedes engañarte. Debes de reconocer si tienes un mínimo de cualidades para tu deporte y si tu entorno es el más apropiado para entrenar y dedicarte a él.  Y luego cuidar que ese “entrenamiento invisible” que acabo de citar lo cumples a rajatabla. Con ello me refiero a cosas como un estricto control de la alimentación ( ¡cuanta importancia de saber comer bien! ¡ cuantas barbaridades observo cada día en la dieta de mis deportistas ¡), un descanso apropiado ( dormir un número suficiente de horas, no estar muchas horas de pie), estirar después de cada sesión de entrenamiento para que tu musculatura recupere el tono adecuado, visitar al masajista al menos una vez en semana, realizar ejercicios complementarios que van a ayudarte a evitar lesiones o a fortalecer ciertos grupos musculares que también son necesarios (abdominales, lumbares, ...).
 ¿ Te preocupas de todo esto? ¿Lo cumples? Te invito pues a la reflexión. Antes de pensar en pócimas mágicas que a  la larga a nada te van a conducir, ponte manos a la obra y cambia tu modo de vida. Piensa en algo: un ciclista lo es las 24 horas del día y no sólo cuando se monta en una bicicleta. En cuanto se baja del sillín tiene que pensar en recuperar, en que su cuerpo regenere, se produzca la compensación deseada, y al día siguiente funcione aún mejor.
  Un campeón no sólo nace. También se hace. En tus manos quizás esté sacar todo lo mucho de bueno que hay en ti y que seguramente lo tengas desaprovechado. 

Volver
AGENDA
<< Agosto 2007 >>
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Deporte andaluz
Copyright E-BICI | Desarrolla Xperimenta