SÁBADO 03 de ENERO de 2015
 

OTRA INFORMACIÓN

Lobato, el relevo que viene en el ciclismo español: “Me gustaría correr un Mundial cuanto antes”

 

Noticias - Noticias de portada

Usar puntuación: / 0    Malo  Bueno 

juanjolobato8a

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan José Lobato (Andalucía) ha comenzado con buen pie el 2012 y sumó dos victorias al sprint en la Vuelta a Chile. A partir de hoy tiene una nueva oportunidad de lucirse en el Tour de San Luis frente a un pelotón más europeo y de más calidad. El gaditano espera estar al menos en la lucha y preparar así su camino hacia la Vuelta a Andalucía, su primera gran objetivo. De esta forma, espera confirmar su triunfo en el Circuito de Getxo el año de su debut en profesionales. Por ahora, sólo piensa en crecer y sueña con entrar en la selección española y disputar el Campeonato del mundo lo antes posible.

Facebook BiciCiclismo: ¿Hasta dónde crees que puede llegar Lobato en 2012?

El ciclista andaluz responde a BiciCiclismo en el Tour de San Luis y adelanta sus expectativas para la prueba argentina y lo que resta de temporada, así como sus ilusiones para los próximos años.

¿Cuándo comenzó vuestro viaje a América?

El día 2 de enero por la mañana y llegamos a Chile al día siguiente. Y no llegaremos hasta el día 31. Va a ser cerca de un mes fuera de casa. Por ahora se lleva bien, aguantando el tirón, no hay más remedio.

La estancia se lleva mejor con victorias.

Eso ha ayudada bastante, empezar ganando siempre es bueno, con dos victorias más otras dos de otros compañeros y con un buen sabor de boca. Hay un buen grupo, nos conocemos de casi de toda la vida. Palomares, Rosendo, Abeja y Cabello ya estuvieron en San Luis el año pasado, los dos nuevos somos Eloy (Ruiz) y yo.

¿Cuál era tu objetivo en este inicio de temporada en Chile y San Luis?

Acumular kilómetros para intentar llegar en forma a Andalucía que es donde quiero estar medianamente bien, pero las circunstancias han sido buenas y he podido conseguir dos triunfos y me encuentro bien. Aquí, en San Luis, con tanto gallo suelto, veremos cómo vamos, si los sprints me vienen bien, si no pican mucho para abajo, ...

Dicen que ganar es difícil en cualquier carrera.

Sí, sí. Los nombres, a veces, no valen para nada. Porque en Chile no había tantos nombres y las medias de las etapas están ahí, 48 ó 50 kilómetros la primera hora. Y cuando se ponía la carretera para arriba se iba muy rápido. La penúltima etapa terminó en un puerto de 35 kilómetros. Y se lleva con paciencia. Correr en San Luis con Boonen o en Chile con Mansilla es lo mismo, la velocidad de la carrera es alta.

¿No crees que con equipos ProTour las etapas y las llegadas al sprint estarán más controladas?

Seguramente, pero al ser los equipos de seis y tener corredores también para la general no les será fácil. Para mí, esa circunstancia, que los equipos no puedan controlar tanto, puede ser buena. Y mi equipo no lo tenemos todavía para llevarme hasta los últimos metros.

Pero en Chile sí que trabajaron para arroparte lo mejor posible.

Sí, el último día partí la rueda a falta de tres vueltas y me dieron un arreón para meterme en el grupo y dejarme bien colocado. Sí que nos falta practicar para aguantar el último kilómetro, porque me dejan ahí y es complicado tal y como van los equipos organizados. Por ejemplo, Guardini le coge la rueda a Boonen, y a rueda de Boonen va Ventoso, es muy complicado entrar ahí.

¿Qué esperas entonces en San Luis?

Estar ahí metido con esos nombres ya es importante de cara a Andalucía, porque eso moralmente te llena. Y dejarte ver.

¿Tienes alguna etapa marcada?

Casi seguro que llega la primera y la última serán al sprint. Pero en la última ya me han dicho que ponga un 55 porque pica para abajo y es más fácil para corredores de corpulencia, como Boonen.

¿Con qué ambición afrontarás la Vuelta a Andalucía?

Hay que ir con las ideas claras y con el objetivo de alguna etapa. Este año ha costado salir el equipo adelante. Las cuatro victorias que hemos tenido deben ayudar a encontrar un segundo patrocinador pero si ganas ya en Andalucía, en la tierra del equipo, mejor.

"¿Que hago yo en una Vuelta con diez finales en alto?"

Si miramos al año pasado, ¿podemos decir que el triunfo en el Circuito de Getxo por delante de Joaquim Rodríguez fue un punto de inflexión?

Esa victoria fue importante. Ya llevaba tiempo persiguiendo y no terminaba de rematar, fue tarde pero llegó.

¿Y cómo valoras tu experiencia en la Vuelta? ¿Esperas ofrecer un mejor nivel en 2012?

Llegué, creo yo, un poco pasado. Cada día iba a menos hasta que dije que no podía más. Sobre este año, he visto el recorrido y veo diez llegadas en alto y digo ¿Qué hago yo ahí? Mínimo son tres kilómetros de subida. Si voy, la tendré que preparar mejor para pasar mejor la montaña por los diez finales en alto y por el ritmo que fue alucinante el año pasado.

¿Y qué opinas sobre que la organización incluya tantas llegadas en alto?

Si te digo la verdad, si yo fuera espectador me gustaría más una vuelta así que con siete llegadas al sprint, pero a mí me conviene más al sprint y finales con un kilómetro duro, no de tres porque es no un final en alto sino un puerto.

¿Por que corredor tienes predilección?

Me gusta Freire, de siempre. Valverde, también. Y más como ha regresado. Me gustaría parecerme a ellos, por lo menos llegar a la mitad.

Freire, Valverde, Samuel Sánchez, Joaquim Rodríguez, Contador, ¿y por detrás? ¿crees que hay relevo?

Relevo tiene que haber, pero, claro, están esos gallos y sobre todo el nivel que tienen hoy en día, los que venimos jóvenes lo tenemos difícil para entrar. Yo lo entiendo. Espero llegar a la selección antes o después.

De tu generación, ¿qué corredores están ahora en profesionales?

Madrazo, Antón, del Burgos, Aberasturi, del Orbea, y poco más.

¿Cuál es la carrera que más te gusta?

El Mundial, por todo, por cómo se vive, por la participación

En tu último año sub 23 fuiste noveno en el Campeonato del mundo.

Tengo un sabor agridulce porque me encontraba bien, cogí la rueda buena del que ganó pero cuando se enfiló la recta y se lanzó el sprint me quedé bloqueado, cuando me levanté para acelerar no podía.

Has sido mundialista como juvenil y sub 23, ¿esperar regresar como profesional?

Sí. Tengo una buena relación con De Santos. A mí gustaría correr alguna vez un Mundial, si puede ser cuanto antes y pronto, mejor, para aprender porque, además, te abre muchas puertas.

La espina del Campeonato de España sub 23

Cumples tu segundo año en profesionales, pero te costó pasar más de lo esperado.

Estuve tres años con Juan González. Nadie se fijaba en mí. A Antonio (Cabello) le gustaba aunque tenía que pasar por el filial. Yo tenía claro que no quería correr de élite en amateur porque en cuatro años había demostrado que podía estar en profesionales.

Y el equipo de tu tierra es el que te ha dado la alternativa.

Así es. En principio tengo tres años firmados. Se trata de aprender para poder pasar algún día a un equipo ProTour. La situación está difícil pero la esperanza es lo último que se pierde. Y sólo tengo 23 años.

El equipo Andalucía es una mezcla de veteranos y jóvenes.

Hay gente de la cantera y se trata de aprender de corredores como Palomares, Abeja, Rosendo, Veloso que son los que más experiencia tienen.

¿Y qué te parece la desaparición del Cueva El Soplao?

Para mí era mi otra familia. Que haya desaparecido de la forma que lo han hecho es triste no sólo personalmente sino para el ciclismo español. Porque tú miras los corredores que ha sacado y casi todos son profesionales y buenos. Para el ciclismo español eso es malo.

¿Te quedó la espina clavada de no ganar el Campeonato de España sub 23?

El primer año ganó Delgado, el siguiente año fui cuarto, cuando venció Gutiérrez, y en los dos últimos años fui octavo, cuando ganaron Merino y Torres. Sí tengo una espina clavada sobre todo el segundo año porque llegaron los tres escapados y yo fui el primero del grupo a 14 segundos. Y el tercer año, igual, llegaron siete escapados y terminé el más rápido del pelotón.

Unai Iraragorri